Ante su elegancia y espíritu boho, han caído rendidas musas de épocas pasadas como Brigitte Bardot, Loulou de la Falaise o Jane Birkin, que sublimaban sus apariciones con estas prendas que ondeaban al viento. Un encanto irresisble al que siguen entregadas fashion insiders como Alexa Chung, Kate Moss o Giovanna Battaglia. Lo mismo utilizan el kimono como vestido de noche que para elevar un look diario básico con esa apariencia premeditadamente despreocupada que las caracteriza.